Pavo enchilado

Si te gusta la comida picante, prueba esta receta de pavo enchilado. Hecha con ingredientes sencillos y sabrosos, se convertirá en una de tus preferidas.

Receta de pavo enchilado

Ingredientes para preparar pavo enchilado

  • 1 kg. de pechuga de pavo
  • 1 bote de alubias rojas
  • 1 cebolla
  • 1 pimiento rojo
  • 1 pimiento verde
  • 1 zanahoria
  • 1 guindilla roja fresca
  • 500 ml. de salsa de tomate frito
  • Sal
  • Sazonador mexicano
  • Aceite de oliva
  • Pimienta negra molida

¿Cómo preparar pavo enchilado?

  • Vamos a empezar a preparar nuestra receta de pavo enchilado poniendo una cazuela al fuego con un poco de aceite de oliva.
  • Mientras se calienta el aceite, pelamos la cebolla y la picamos en brunoise, pelamos y cortamos en rodajas finas la zanahoria, lavamos los pimientos (el rojo y el verde), les quitamos los rabos y las semillas y los picamos de forma muy fina. Reservamos.
  • Cuando el aceite ya haya tomado temperatura, comenzamos a preparar el sofrito del pavo enchilado y para eso, añadimos a la cazuela las verduras picadas que tenemos reservadas (es decir, los pimientos, la zanahoria y la cebolla) y salpimentamos con una pizca de sal y de pimienta negra molida.
  • Damos unas vueltas, mantenemos un par de minutos y ahora, troceamos las pechugas de pavo y las añadimos dentro de la cazuela. Removemos todo.
  • A continuación, escurrimos las alubias, picamos de forma muy minuciosa la guindilla roja fresca y lo añadimos todo, junto con el sazonador mexicano, a la cazuela donde estamos preparando el pavo enchilado. Removemos y terminamos la receta del pavo enchilado agregando la salsa de tomate frito.
  • Mezclamos bien con una cuchara de palo para que los sabores se unifiquen y dejamos que se cocine todo junto hasta que la carne de pavo esté blandita. En ese momento, retiramos el fuego y servimos nuestro pavo enchilado bien caliente.
  • Foto orientativa: Toboyotter
Nota del autor:

Para que esta receta de pavo enchilado no sea tan picante, lo que podemos hacer es no añadir las pepitas de la guindilla, de esta forma, reduciremos considerablemente el picor.